Entradas

Abulia

Estos tiempos no me dejan asumirme en mi esencia, porque siento la presencia de fantasmas del pasado que me tienen aplastado como hojas de otoño. La recuerdo y me emponzoño; su veneno mi alma arrasa. Me guardo en mi vieja casa abrazándome al abismo de no salir de mí mismo. Porque desde que te fuiste suenan los acordes tristes de aquel mismo violinista. Hoy no existe quien asista a aquel que anteayer quisiste.
(Más relatos en lo de Neogéminis)

Cerati, parte dos

(Leer la primera parte aquí)
Con el correr de los años, lejos de apaciguarse, mi gusto por Soda Stereo siguió creciendo, al punto de colocar a la banda en el podio de mis bandas favoritas, y me daba algo de bronca haberlos descubierto tarde, porque se habían separado en 1997. Pero ese fanatismo no se trasladó nunca a la carrera solista de Gustavo Cerati, quien se había mantenido en actividad. No me interesaba él. Había escuchado algo de su material, lo que sonaba en la radio o en los canales de música, pero no le di demasiada importancia. Seguramente también había algo de prejuicio al creer que un solista nunca va a llegar al nivel alcanzado con su anterior banda. Hay ejemplos que demuestran eso en la historia, y seguramente éste iba a ser uno más. Sin embargo es extraño que en el período transcurrido entre el 2000 y el 2005 tuviese a Soda tan alto, y a su vez sintiese tanta indiferencia por Cerati.
Pero en el 2006, al mismo momento que yo me ponía de novio con Nina, Cerati sacaba al me…

Cerati, parte uno

Hace rato que tengo ganas de escribir sobre mi vínculo con Cerati, o mejor dicho, lo que su música significó para mí, y tenía pensando hacerlo ayer aprovechando la fecha, ya que hubiese cumplido 59 años, pero se me fue pasando el día y no lo hice. Pero hoy sí, total no cambia nada. Yo no estoy seguro si los que leen desde España por ejemplo, saben quién es; siempre tuve mis dudas de si su fama llegó hasta allá.
Durante mis primeros años de adolescencia yo prácticamente no escuchaba música. Si lo hacía, era poner la radio y que sonara lo que la emisora tuviese ganas de pasar. Tampoco en casa había una cultura musical que impulsara ese gusto. Entrado el año 1996 tuvimos por primera vez en casa un minicomponente con lector de CD. No era algo nuevo, pero en casa no había. Pero lo que ahora no había eran discos para escuchar. Mi viejo trajo un par de vaya uno a saber qué, y mi hermano, un año mayor que yo, que en ese entonces tenía doce, pidió de comprar Sueño Stereo, el último álbum de So…

Esa marca...

Para los griegos que fueron contemporáneos de Sócrates, entablar una discusión con él era un verdadero problema. Pero no porque aquél tuviese la razón siempre, sino porque su capacidad de analizar las cosas y de navegar silogismos lo convertían en un rival indestructible. Y después ellos, cuando volvían cabizbajos a sus hogares después del bullicio de esos banquetes, se preguntaban cómo era posible haber quedado tan mal parados aun teniendo la razón de su lado. Es que Sócrates era el único que lograba mantener una línea de pensamiento sin dar un paso en falso. Esto llevó a Aristófanes y a otros a volcarse a un raciocinio extremo, a un sobreanálisis de todo cuanto tenían pensado decir, para no trastabillar.
Este hábito, como muchos de la raza humana, se fue instalando entre algunas gentes, trascendiendo al paso de los siglos, y llegando hasta nuestros días. Mucha gente siente la necesidad de pensar todo mil veces, analizar cada una de las variables antes de tomar una decisión; y yo soy …

Sueños del 2011

El 2011 tuvo un arranque bastante positivo; me duraba aún la paz interna producida por el viaje del año anterior, y tenía una mirada más optimista y relajada. Además conseguí un buen trabajo, lo cual también contribuyó desde lo anímico. Creo que recién para julio empecé a experimentar otra vez alguna angustia, algún bajón, no generados por el recuerdo de Nina, sino por Isabel, una chica colombiana que había venido a Buenos Aires para esas fechas. De todos modos, los sueños con Nina no desaparecieron, aunque sí disminuyeron un poco. En un momento del año volvimos a hablar, a tener una especie de diálogo amistoso, como queriendo sacar a flote la buena onda que había existido entre los dos. De hecho nos volvimos a ver. Fue la segunda vez que nos veíamos post ruptura (la primera había sido al año de habernos peleado). Fue un día me dijo que andaba por el centro, donde yo trabajaba, y como yo aún estaba por ahí, nos encontramos y fuimos a tomar algo y charlar.
No hay en este período un tema…

De lo negro a lo blanco

Al final armé este blog para sacar a relucir mis miserias, esas que no suelo contar por pudor, y se terminó transformando en un espacio monotemático donde no hago más que hablar de Nina, de los sueños con Nina, de las cartas de Nina, Nina, Nina… O también traigo otras historias, pero que en algún punto hacen una referencia a ella. Y hoy no va a ser la excepción, aunque se trate de una historia de muerte.
Recuerdo el 8 de julio del año 2007 como una noche invernal de un frío inusitado. Habíamos sido invitados a una fiesta de disfraces como celebración de las bodas de plata de los padres de un amigo, aprovechando que al día siguiente era feriado, y por lo tanto se podía trasnochar. Junto a mi hermano y Nina, nos pusimos de acuerdo para combinar nuestros disfraces con una temática en común, y elegimos representar a personajes de Futurama. El que más se puso el trabajo al hombro fue mi hermano, quien se fabricó todo el cuerpo robótico de Bender; yo por mi parte tomé la apariencia de Fry, y…

Sueños del 2010

A nivel personal el 2010 fue un año extraño, que pegó un vuelco muy fuerte. La primera mitad fue como una continuidad de los anteriores, pero con un malestar más acentuado, que además del sufrimiento por Nina, se le sumó lo de Victoria. Un desgano laboral muy marcado, y un sentimiento de que la gente acá, en Buenos Aires, está súper alienada y deshumanizada. Recuerdo esos primeros meses como una de las peores épocas de mi vida, lo cual me llevó a renunciar e irme de viaje promediando el año. La segunda mitad fue de las mejores épocas que viví.
No encontré una diferencia sustancial en los contenidos de los sueños en una y otra época, pero sí disminuyeron en cantidad en el tramo final. Como temas se sigue repitiendo la reconciliación, el volver a estar juntos, superando el trago amargo de la distancia que nos alejó. En algún caso también vuelve a darse el temor a que esa alegría post regreso vuelva a transformarse en malestar. También se dio en uno de los sueños, que si bien ella quería …